Escoger con libertad y sin prejuicios

Escoger con libertad y sin prejuicios

Escoger con libertad y sin prejuicios Cumplir 50 fue como una epifanía. Mi hija, que siempre ha sido más mayor de lo que le tocaba, me dijo un día que nunca querría ser como yo. Porque trabajaba demasiado y no disfrutaba de la vida. Paré. Pensé. Y me di cuenta de todo...